Farmacognosia de la Mimosa tenuiflora (syn. Mimosa hostilis))

 

La “Farmacognosia” de la Mimosa tenuiflora (sin. Mimosa hostilis)

Dentro del árbol de Mimosa tenuiflora: comprensión de sus compuestos químicos

Contenido

1. ¿Qué es la Farmacognosia?

1. ¿Cuáles son las sustancias químicas que se encuentran en la Mimosa tenuiflora?

1.1 Saponinas

1.1.1 Campesterol, estigmasterol y beta-sitoserol-3-0-beta-D-glucopiranosilo (Saponinas esteroides)

1.1.2 Mimonosidas A, B y C y Lupeol (Saponinas triterpenoides)

1.2 Flavonoides

1.3 Alcaloides indólicos

1.3.1 DMT (N, N-dimetiltriptamina)

1.3.2 Serotonina (5-HT)

1.3.3 Yuremamina

 

¿Qué es la Farmacognosia?

Farmacognosia es una palabra elegante, acuñada por el botánico alemán Seydler1, para describir el estudio de los compuestos químicos que se pueden extraer de fuentes naturales. Se centra en cómo se pueden utilizar estas sustancias químicas en medicina. Es una disciplina cuyos principios fundamentales son posiblemente tan antiguos como la propia civilización, ya que el uso y estudio de sustancias químicas extraídas de forma natural se encuentra en una multitud de culturas antiguas.

La farmacognosia puede verse como el desarrollo científico y químico de la “etnobotánica”. La etnobotánica es el estudio de la medicina tradicional empleada por chamanes y / o médicos de las aldeas de varios grupos étnicos e indígenas2. Estos grupos étnicos a menudo intentaban probar varios extractos de plantas y animales para descubrir sus efectos benéficos o, a menudo, nefastos en el cuerpo humano. Sin embargo, a diferencia de los chamanes, la farmacognosia actual emplea una gran variedad de equipos tecnológicos y metodologías avanzadas para extraer e identificar las sustancias químicas que se encuentran en plantas y animales. Una vez que se extrae una sustancia, el siguiente paso de la farmacognosia es identificar los posibles usos medicinales que puede tener. Esta parte del estudio a menudo se realiza en el laboratorio mediante cultivos celulares o estudios de toxicología animal.

 

¿Cuáles son las sustancias químicas que se encuentran en la Mimosa tenuiflora?

Varios beneficios se asocian al árbol de Tepezcohuite, que es el nombre común de la Mimosa tenuiflora en México. La corteza de Tepezcohuite se ha utilizado en varias recetas de medicina tradicional y es un ingrediente común en los productos para el cuidado de la piel. Comprender completamente la farmacognosia de la Mimosa tenuiflora nos permitirá determinar qué compuestos tienen propiedades medicinales o cuáles son útiles en el campo de la cosmética. Esto, a su vez, nos permitiría aislar estos ingredientes clave e integrarlos en los productos para que los consumidores puedan beneficiarse al máximo de las maravillas del árbol de Mimosa tenuiflora. Lo que sigue es una breve descripción de algunas de las sustancias que se encuentran en la Mimosa tenuiflora y sus efectos conocidos. o usos potenciales. Esta no es de ninguna manera una lista completa, y nuestro objetivo es mejorar y actualizar esta página a medida que encontremos nueva información.

 

Infographic of Mimosa tenuiflora (syn. Mimosa hostilis))

 

Saponinas

Las saponinas son un grupo de moléculas que se encuentran a menudo en las plantas. Comparten similitudes estructurales con los glucósidos (azúcares) pero varían mucho en sus propiedades farmacológicas. Estas propiedades pueden ser desde antibacterianas, antifúngicas, antiinflamatorias, antiparasitarias, antivirales y antitumorales3. Como resultado, las saponinas se utilizan a menudo para fabricar jabones y detergentes, pero también han sido utilizadas e investigadas por la industria cosmética y farmacéutica debido a sus propiedades potencialmente útiles mencionadas anteriormente. Curiosamente, la medicina tradicional china, que se centra en el uso de compuestos y derivados vegetales naturales, puede deber muchos de sus efectos biológicos a las saponinas que se encuentran en su interior4.

Las saponinas se dividen aproximadamente en dos tipos: las saponinas esteroides y las saponinas triterpenoides. Hasta la fecha, se han extraído de la Mimosa tenuiflora tres saponinas esteroides distintas y cuatro saponinas triterpenoides.

 

Campesterol, estigmasterol y beta-sitoserol-3-0-beta-D-glucopiranosilo (Saponinas esteroides)

Estas tres saponinas esteroides distintas se extrajeron de la corteza del tallo de la Mimosa tenuiflora en 19935. Hasta donde sabemos, aún no se ha realizado ninguna investigación sobre los efectos farmacológicos precisos de cualquiera de estas saponinas esteroides. Sin embargo, trabajos anteriores sobre compuestos de campesterol y estigmasterol similares (pero no idénticos) han demostrado propiedades angiogénicas y anticancerígenas potenciales (campesterol6) y propiedades antiosteoartríticas (estigmasterol7). Sin embargo, no pudimos encontrar ninguna información sobre las propiedades farmacológicas potenciales del beta-sitoserol-3-O-beta-glucopirnosilo.

 

Campesterol structure

 

Mimonosidas A, B y C y Lupeol (Saponinas triterpenoides)

Las saponinas mimonosidas se denominan así desde que se descubrieron por primera vez en el árbol de la Mimosa tenuiflora. Se ha demostrado que tienen propiedades de inmunomodulación, así como la capacidad de inducir la proliferación de células de ratón cultivadas5 8. Aunque se especula que estas saponinas juegan un papel en las propiedades curativas de la piel del extracto de Mimosa tenuiflora, esto aún no se ha confirmado científicamente9.

El Lupeol, otra saponina triterpenoide, también se ha aislado de Mimosa tenuiflora. El Lupeol ha sido más investigado en comparación con sus contrapartes triterpenoides y se ha demostrado que tiene fuertes propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas10.

 

Flavonoides

Los flavonoides son un gran grupo de compuestos vegetales que se sabe que tienen fuertes propiedades antioxidantes. Existen hasta 6 tipos diferentes de flavonoides, los cuales tienen distintas propiedades estructurales y farmacológicas11. Las antocianinas (también conocidas como taninos) son un conocido grupo de flavonoides que tienen notables propiedades antioxidantes. Más allá de ser buenos antioxidantes, también se ha demostrado que ciertos tipos de flavonoides tienen fuertes propiedades fitotóxicas (calconas) o incluso propiedades antiinflamatorias o antiprotozoarias12.

Ya se han extraído más de una docena de tipos diferentes de flavonoides de la planta Mimosa tenuiflora. Sin embargo, todavía no se sabe mucho sobre sus efectos farmacológicos a pesar de su gran potencial.

Algunos de los flavonoides que se han extraído del árbol Mimosa tenuiflora son: Tenuiflora A, B & C, kukulkan A & B y Santina; por nombrar sólo algunos12.

 

Flavonoides

 

Alcaloides indólicos

Los alcaloides indólicos han captado mucha atención debido a sus efectos psicoactivos. Estos productos químicos se fabrican en plantas y animales mediante la conversión del aminoácido triptófano. La serotonina es un excelente ejemplo de un alcaloide indólico que se produce en los seres humanos y sirve como neuromodulador en el cerebro. Curiosamente, la serotonina también se puede extraer de la Mimosa tenuiflora.

 

Alcaloides indolicos

 

DMT (N, N-dimetiltriptamina)

El DMT se extrae principalmente de la corteza de la raíz de la Mimosa tenuiflora. Este compuesto ha ganado mucho interés por parte de los científicos y los usuarios recreativos, debido a sus potentes efectos alucinógenos. También es el ingrediente activo en varios rituales chamánicos y religiosos 13. Los estudios han demostrado que, además de los efectos cardiovasculares agudos (aumento de la frecuencia cardíaca y presión arterial14), el DMT presenta un bajo riesgo de toxicidad15 16. Sin embargo, es un poderoso agente capaz de inducir intensos sentimientos de miedo, paranoia y ansiedad; lo cual puede producir efectos psicológicos inmediatos y duraderos en el consumidor15.

Aunque el DMT se puede encontrar en bajas concentraciones en el tejido cerebral humano, su papel preciso en el funcionamiento del cerebro aún no se comprende bien17. Se cree que se produce en los pulmones y las glándulas suprarrenales en lugar de en el cerebro8. Sin embargo, cuando llega al cerebro, se sabe que se une a una variedad de receptores cerebrales, como los receptores de serotonina, dopamina, acetilcolina y glutamato. Todos estos receptores juegan un papel importante en el comportamiento, la emoción y / o distintos estados de conciencia.

Desafortunadamente, no se han realizado suficientes investigaciones sobre este agente para concluir si tuviera algún uso clínico beneficioso. Las investigaciones futuras pueden proporcionar respuestas a las especulaciones de que el DMT puede usarse como tratamiento para el abuso de sustancias o los trastornos relacionados con la ansiedad15.

 

Serotonina (5-HT)

La serotonina también se puede extraer de la corteza de la raíz de la Mimosa tenuiflora. A diferencia del DMT, el papel de la serotonina en la fisiología cerebral está significativamente más establecido. Este neurotransmisor se encuentra en el tronco encefálico y juega un papel importante en el sueño y la vigilia, la flexibilidad cognitiva, así como en la neuromodulación de estados de ánimo y emociones positivos18 19. Además, el impacto de esta molécula en el cuerpo humano se extiende más allá del cerebro, ya que también puede actuar sobre el sistema cardiovascular y digestivo18.

Probablemente, el aspecto más estudiado de la serotonina es su papel en la depresión, ya que posiblemente algunos de los antidepresivos más potentes son los inhibidores de la recaptación de serotonina (SERT). En términos generales, los SERT son compuestos que elevan los niveles de serotonina en el cerebro para ayudar a modular el estado de ánimo. Es posible que la extracción de serotonina de la Mimosa tenuiflora pueda utilizarse en el futuro con fines científicos y de investigación.

 

Serotonina (5-HT)

 

Yuremamina

El fitoquímico Yuremamina (derivado de la palabra indígena “Yurema”, también escrito como Jurema, para el árbol de Mimosa tenuiflora en Brasil20) fue de hecho descubierto y extraído por primera vez de la corteza del tallo de nuestra amada Mimosa tenuiflora, alrededor del año 2005, lo que lo convierte en uno de los compuestos más nuevos que se encuentran en el árbol de la Mimosa tenuiflora. De hecho, es tan nuevo que en 2015 salió a la luz una nueva investigación que proponía que, después de todo, la Yuremamina puede no ser un alcaloide indólico, sino un flavoalcaloide21.
Desafortunadamente, todavía no hay estudios que investiguen los efectos farmacológicos de la Yuremamina. Esperamos que tanto los investigadores académicos como las compañías farmacéuticas se decidan pronto a explorar este prometedor alcaloide. Una propiedad especulada es que actúa como inhibidor de la MAO (monoamino oxidasa)20.

 

Yuremamina

Con un perfil químico tan rico, es fácil para nosotros entusiasmarnos con las nuevas aplicaciones que podrían descubrirse para la Mimosa tenuiflora en el futuro. Los usos tradicionales que se conocen para este árbol en América son tan variados como los nombres que ha recibido. Si desea saber más sobre las diferentes formas en que este increíble árbol ha sido utilizado por las comunidades indígenas y rurales, asegúrese de leer nuestro artículo sobre los usos tradicionales de la Mimosa tenuiflora.


Referencias

1. Orhan, I. E. Pharmacognosy: Science of natural products in drug discovery. BioImpacts 4, 109–110 (2014).

2. Agra, M. D. F., Silva, K. N., Basílio, I. J. L. D., De Freitas, P. F. & Barbosa-Filho, J. M. Survey of medicinal plants used in the region Northeast of Brazil. Brazilian Journal of Pharmacognosy 18, 472–508 (2008).

3. Sparg, S. G., Light, M. E. & Van Staden, J. Biological activities and distribution of plant saponins. Journal of Ethnopharmacology 94, 219–243 (2004).

4. Liu, J. & Henkel, T. Traditional Chinese Medicine (TCM): Are Polyphenols and Saponins the Key Ingredients Triggering Biological Activities? Curr. Med. Chem. 9, 1483–1485 (2012).

5. Anton, R., Jiang, Y., Weniger, B., Beck, J. P. & Rivier, L. Pharmacognosy of Mimosa tenuiflora (Willd.) Poiret. J. Ethnopharmacol. 38, 145–152 (1993).

6. Choi, J.-M. et al. Identification of campesterol from Chrysanthemum coronarium L. and its antiangiogenic activities. Phyther. Res. 21, 954–959 (2007).

7. Gabay, O. et al. Stigmasterol: a phytosterol with potential anti-osteoarthritic properties. Osteoarthr. Cartil. 18, 106–116 (2010).

8. Jiang, Y. et al. Triterpenoid glycosides from the bark of Mimosa tenuiflora. Phytochemistry 30, 2357–2360 (1991).

9. Rivera-Arce, E. et al. Pharmacognostical studies of the plant drug Mimosae tenuiflorae cortex. J. Ethnopharmacol. 113, 400–408 (2007).

10. Saleem, M. Lupeol, a novel anti-inflammatory and anti-cancer dietary triterpene. Cancer Letters 285, 109–115 (2009).

11. Panche, A. N., Diwan, A. D. & Chandra, S. R. Flavonoids: An overview. Journal of Nutritional Science 5, 1–15 (2016).

12. Bautista, E., Calzada, F., Ortega, A. & Yépez-Mulia, L. Antiprotozoal Activity of Flavonoids Isolated from Mimosa tenuiflora (Fabaceae-Mimosoideae). Article. Chem. Soc. 55, (2011).

13. Pochettino, M. L., Cortella, A. R. & Ruiz, M. Hallucinogenic snuff from northwestern Argentina: Microscopical Identification of Anadenanthera colubrina var. cebil (Fabaceae) in powdered archaeological material. Econ. Bot. 53, 127–132 (1999).

14. Strassman, R. J. & Qualls, C. R. Dose-Response Study of N, N-Dimethyltryptamine in Humans: I. Neuroendocrine, Autonomic, and Cardiovascular Effects. Arch. Gen. Psychiatry 51, 85–97 (1994).

15. Carbonaro, T. M. & Gatch, M. B. Neuropharmacology of N,N-dimethyltryptamine. Brain Research Bulletin 126, 74–88 (2016).

16. Barbosa, P. C. R., Mizumoto, S., Bogenschutz, M. P. & Strassman, R. J. Health status of ayahuasca users. Drug Test. Anal. 4, 601–609 (2012).

17. Frecska, E., Szabo, A., Winkelman, M. J., Luna, L. E. & McKenna, D. J. A possibly sigma-1 receptor mediated role of dimethyltryptamine in tissue protection, regeneration, and immunity. J. Neural Transm. 120, 1295–1303 (2013).

18. Mohammad-Zadeh, L. F., Moses, L. & Gwaltney-Brant, S. M. Serotonin: A review. Journal of Veterinary Pharmacology and Therapeutics 31, 187–199 (2008).

19. Berger, M., Gray, J. A. & Roth, B. L. The Expanded Biology of Serotonin. Annu. Rev. Med. 60, 355–366 (2009).

20. Vepsäläinen, J. J., Auriola, S., Tukiainen, M., Ropponen, N. & Callaway, J. C. Isolation and characterization of yuremamine, a new phytoindole. Planta Med. 71, 1053–1057 (2005).

21. Calvert, M. B. & Sperry, J. Bioinspired total synthesis and structural revision of yuremamine, an alkaloid from the entheogenic plant Mimosa tenuiflora. Chem. Commun. 51, 6202–6205 (2015).

© 2017-2020 The Mimosa Company. Todos los derechos reservados. | The Mimosa Company es parte de Conexión Mexicana B.V.